Realidad Virtual

Sumérgete

Arrastra el cursor sobre la imagen para navegar en 360°

Características


  • Superficie: 1.761  ha.
  • Altitud: entre 2340 y 2680 m.s.n.m.
  • Superficie: 1.761  ha.

Espacio territorial que hace parte de la Reserva Forestal Protectora del Rio Nare; el Parque Arvi es una propuesta ecoturística conformada por núcleos localizados en las veredas de Piedras Blancas, Piedra Gorda y Mazo, en el corregimiento de Santa Elena, área rural del municipio de Medellín.

Se concibe como una estrategia para impulsar nuevas y necesarias formas de ocupación territorial y las maneras de aprovechamiento de los bienes y servicios ambientales en la búsqueda de la sostenibilidad, constituyéndose en un aula viva para la educación ambiental y cultural. Igualmente se plantea dentro del ordenamiento territorial como una barrera natural entre lo urbano y lo rural.

El PARQUE ARVÍ no es solamente un territorio, es una unidad de actuación integral en lo urbanístico, económico, social y ambiental, orientada a entregar al mercado una oferta turística (atractivos, planta e infraestructura) de manera sostenible y participativa con el fin de alcanzar la valoración, protección y conservación de la diversidad ambiental y cultural del territorio de Arví, así como el desarrollo de sus comunidades, contribuyendo de manera positiva a la reversión del cambio climático mundial.

Conservación via una oferta turística sostenible
El Parque Arví es un parque público abierto, creado para el disfrute de toda la comunidad local, nacionales y extranjeros, que mediante una oferta turística sostenible, propende por la conservación de las riquezas ambientales, culturales y arqueológicas. Para el Área Metropolitana, Arví es uno de los ecosistemas estratégicos de importancia ecológica.

Los ecosistemas estratégicos de importancia ecológica están formados por las “zonas altas del municipio donde existen relictos de bosques con alta biodiversidad florística (con algunas especies endémicas), este es el Parque ARVI.

Hidrologia


En el área del parque tienen origen importantes fuentes de agua que forman parte de las dos más grandes cuencas hidrográficas del país, la del Magdalena y la del Cauca. En la parte central y norte del parque se concentran importantes fuentes de agua, con una orientación contraria a la anterior, es decir en sentido sur-norte, que son recogidas en su mayoría por dos grandes colectores, la quebrada Santa Elena y Piedras Blancas, y las que no, corresponden a una serie de fuentes pequeñas, que tienen origen en los escarpes occidentales del parque.

En el área del Parque Regional Arví, el agua ha jugado un papel preponderante en los diferentes procesos de ocupación y desarrollo, tanto al interior del Parque como del Valle del Aburrá, pues las primeras captaciones masivas se dieron a partir de la quebrada Santa Elena, la cual en poco tiempo, no fue suficiente para atender las demandas crecientes de un conglomerado social e industrial en expansión.
Para 1952 se terminó la construcción de la represa de Piedras Blancas, que surgió como alternativa para garantizar, por lo menos durante 20 años, el suministro de agua potable a la población del Valle del Aburrá, pero que aún hoy, cumple esta importante labor.


Corporación Parque Arví


El Parque ARVI lo administra la Corporación Parque Arví entidad sin ánimo de lucro, creada en el año 2007 por voluntad de 13 instituciones públicas y privadas, para trabajar por la consolidación del Parque, así como por la conservación, mantenimiento y promoción del territorio de influencia realizando todas las actividades que estén encaminadas a la operación de las adecuaciones físicas e inmuebles donde se desarrolla el Parque, con la finalidad de que cumpla con su vocación ambiental, cultural, turística y educativa.  >> Parque Arvi <<

Biodiversidad


De acuerdo con la clasificación ecológica de Holdridge el área de estudio, pertenece a la Zona de Vida Bosque Muy Húmedo Montano Bajo (bmh-MB). Esta formación tiene como límites climáticos generales una biotemperatura media aproximada entre 12o C y 18o C, con variaciones drásticas de temperatura entre el día y la noche y moderadamente bajas y constantes durante todo el año.

Bosques naturales y robledales están presentes en la zona con parches de bosques secundarios, rastrojos altos y bajos y pastos, caracterizan el paisaje actual de la cuenca y han hecho que se considere un sitio natural, ideal para el descanso y la recreación, además de plantaciones forestales relativamente grandes de Pinus patula, Pinus elliottii, Cupressus lusitánica y Eucaliptus sp.

Aves


Dentro del inventario de fauna silvestre realizado en el Parque Regional Arví, se identificaron 69 especies de aves pertenecientes a 12 órdenes y a 27 familias taxonómicas. Se registraron 56 especies para la cuenca de la quebrada Santa Elena y 44 para la cuenca de la quebrada Piedras Blancas, identificándose 30 especies en común para las dos cuencas (tucán, carpintero, gavilán, gallinazo, guala, currucutú, gallina ciega, colibrí, tomineja de la caridad, gallo de monte, barraquero, pava, guacharaca, perdiz, caravana, collareja, piquivoltiado, ceniza, el extranjero, saraviado, patulín, azulejo, tangara azul, carriquí, mariana, copetón, tote, chamón, la lira, mirla, granadillo, piscuis, flo cabezón y cacao).

Mamiferos


Las encuestas, capturas y observaciones realizadas, arrojaron un total de 19 especies de mamíferos, pertenecientes a 11 familias y seis órdenes taxonómicos. La revisión bibliográfica arrojó 77 especies pertenecientes a 24 familias y 11 órdenes taxonómicos probables para el Parque Arví. Los estudios realizados en mamíferos para la zona son escasos por lo que el análisis consistió en la revisión de las especies reportadas en cuatro fuentes. Empresas Públicas de Medellín (EEPPM, 1989) realizó un estudio de la fauna presente en la cuenca de la quebrada Piedras Blancas. Los hallados fueron chucha, armadillo gurre, perro de monte, cusumbo, comadreja, zorro, tigrillo, murciélago, ardilla cuzca, ardilla alazana, erizo y conejo sabanero.

Anfibios y reptiles


El listado de especies de anfibios presentes en el Parque Arví arroja 41 especies pertenecientes a seis familias y dos órdenes taxonómicos. Este listado se obtuvo con base en los datos obtenidos de Empresas Públicas de Medellín (1989) y Ruiz – Carranza (1996). En cuanto a los reptiles posiblemente presentes en el Parque se encuentran ocho especies pertenecientes a 4 familias y un orden taxonómico. Este listado se obtuvo con base en los datos obtenidos de Empresas Públicas de Medellín (1989). Los encontrados en Arví fueron falsa coral, culebra, lagartija, rana y salamandra.

Registros Fauna Parque Arvi


Número de registros: 664.00

Indica número de registros que han sido colectados en un pixel de 250m2

Riqueza de especies: 636.00

Indica el promedio del número de especies de vertebrados y árboles andinos esperadas según modelos de distribución (basados en variables climáticas y topográficas) generados a una escala de 1 km2.

Importancia de Aves: 0.81
Importancia de Mamíferos 0.96
Importancia de Anfibios 0.30
Importancia de Árboles Andinos 0.40
0-1 / Indica como un área determinada aporta a la diversidad de aves de Antioquia. Valores cercanos a 1 indican que la composición de especies estimada se encuentra únicamente en esta área de Antioquia y valores cercanos a cero implican que la composición de especies de esta área se ve representada en todo el departamento.

MONITOREO DE ESPECIES INDICADORAS


La biodiversidad de orquídeas, bromelias y aráceas, así como otros componentes de la diversidad biológica es alta en el territorio. A parir del estudio de línea base realizado en el 2011, se identificó el potencial ornamental de las especies de estas familias y la vulnerabilidad que enfrentan ante diversos impactos que causan la creciente afluencia de público visitante y turístico en el Parque. Frente a esta realidad y gracias al plan de monitoreo de especies indicadoras sobre el impacto de turismo sobre la biodiversidad del territorio llevado a cabo desde 2011 el Parque implementa una política de turismo rural sostenible minimizando y mitigando los impactos negativos de esta actividad y beneficiando al mismo tiempo a las comunidades que habitan en la zona.

Así mismo no solo la diversidad biológica es relevante, el Parque Arví al encontrarse en la zona periurbana del Valle de Aburrá (que es habitado por más de 4 millones de habitantes), brinda servicios indispensables para la vida en la ciudad como movilización de vientos que regulan la temperatura y permiten transportar y dispersar grandes contaminantes atmosféricos.

Área de Reserva con los siguientes objetivos:


1. Proteger, conservar y restaurar los ecosistemas andinos y subandinos que aun existen en la zona.

2. Proteger las subcuencas hidrográficas que conforman la cuenca del Río Nare, dentro del Área de Reserva Forestal Protectora a fin de garantizar la calidad y cantidad de los flujos hídricos hacia los embalses de Piedras Blancas y La Fe.

3. Proteger las áreas de recarga de acuíferos, a fin de asegurar el suministro de agua de las poblaciones que se abastecen de ellas.

4. Proteger el hábitat de especies de flora y fauna existentes en el área que se encuentran en algún grado de amenaza.

5. Constituirse en escenarios propicios para el desarrollo de actividades de educación ambiental, recreación pasiva, ecoturismo y el esparcimiento.

VESTIGIOS ARQUEOLOGICOS


El parque está conformado por seis “núcleos” sustraídos de la reserva Nare con fines recreativos, educativos y culturales, en ellos se realizaron estudios previos para determinar la existencia de vestigios arqueológicos en las áreas asignadas a ellos y se propusieron Planes de Manejo.
Entre los hallazgos publicados en el Boletín de Antropología de la Universidad de Antioquia, bajo el título de: “Piedras Blancas: Transformación y construcción del espacio. Investigación arqueológica en la cuenca de la quebrada Piedras Blancas. Informe de Prospección” (Botero y Vélez, 1997; Vélez y Botero, 1997), en el que se reportó abundante cerámica y salados ya conocidos, así como construcciones en piedra, y piedra y tierra hasta el momento no registrados por los estudios arqueológicos en la región están:

> Quebradas canalizadas (así se denominaron los muros de piedra que cubren las paredes de los cauces de las quebradas e incluso hilos de agua, a lo largo y ancho de la cuenca.
> Estructuras hidráulicas (así se denominaron los distintos acondicionamientos realizados para conducir el agua) identificadas como cañuelas y pasos de agua, un pozo, una presa, un vertedero y el desvío de una quebrada y obras para la conducción de aguasal, canales al pie de ladera y acequias.
> Estructuras en piedra muros de contención, cabezas de puente y puente
> Estructuras en tierra y piedra: definidas por cortes y acumulaciones de tierra campos de cultivo, chambas o corte de ladera, cortes en L.